Farmacia Online
Esclerosis múltiple

Esclerosis Múltiple: Qué es, Síntomas y Causas

La esclerosis múltiple es una enfermedad que causa una alteración inmunológica que suele manifestarse con problemas de coordinación y equilibrio, debilidad muscular, alteraciones de la vista y dificultades para pensar, entre otros síntomas. 

La Sociedad Española de Neurología estima que alrededor de 47.000 personas padecen esclerosis múltiple en España, y cada año se diagnostican 1.800 nuevos casos. El 70% de los casos de esclerosis múltiple aparecen entre los 20 y los 40 años, y se considera la segunda causa de discapacidad entre los jóvenes españoles. 

Hasta la fecha esta enfermedad no tiene cura, sin embargo, algunos medicamentos pueden contribuir a que su avance sea más lento. 

Este artículo te permitirá conocer mejor en qué consiste la esclerosis múltiple, sus síntomas, causas y tratamiento.

¿Qué es la esclerosis múltiple?

La esclerosis múltiple se considera una enfermedad crónica y autoinmune que afecta a la mielina (sustancia que recubre los nervios) y a la médula espinal, por lo que provoca la aparición de placas escleróticas que impiden el normal desempeño de esas fibras nerviosas. 

Con la esclerosis múltiple, el sistema inmunitario ataca la mielina, la sustancia grasa que rodea y aísla las fibras nerviosas, y que permite que los nervios transmitan sus impulsos de forma rápida.

De esta manera causa problemas de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo. En fases avanzadas de la enfermedad, la esclerosis múltiple puede ocasionar el deterioro o daño permanente e irreversible de los nervios. 

¿Qué ocasiona la esclerosis múltiple?

En realidad, la causa que origina la esclerosis múltiple aún se desconoce. No obstante, algunas investigaciones médicas han sugerido que un virus o un antígeno desconocido puede ser el responsable de desencadenar una anomalía inmunológica, donde el organismo produce anticuerpos contra su propia mielina.

Este mecanismo inmunitario activa los glóbulos blancos del torrente sanguíneo, estos al llegar al sistema nervioso debilitan sus mecanismos de defensa, activando otros elementos que atacan y destruyen la mielina.

La mielina, la sustancia grasa que recubre y protege las fibras nerviosas del cerebro y la médula espinal, suele asemejarse a la capa aislante que recubre los cables eléctricos. De modo que, cuando la mielina se daña y la fibra nerviosa queda expuesta, los mensajes enviados a través de ella son más lentos o se interrumpen (hay problemas en la conexión neuronal).

Como resultado del daño en esta capa protectora de las fibras nerviosas, con el paso del tiempo, aparecen cicatrices en distintos puntos del sistema nervioso central, afectando distintas zonas y produciendo trastornos motrices, sensitivos, del equilibrio, del lenguaje, entre otros.

Factores de riesgo de la esclerosis múltiple 

Esta enfermedad es compleja y se asocia a diferentes factores genéticos y medioambientales, tales como el tabaco, el déficit de vitamina D o la infección por virus de Epstein-Barr. 

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de tener esclerosis múltiple son estos:

  • Sexo. Las mujeres tienen de dos a tres veces más probabilidades que los hombres de padecer esclerosis múltiple recurrente-remitente.
  • Edad. Aunque puede presentarse a cualquier edad, su aparición es más frecuente en personas que oscilan entre los 20 y 40 años de edad. 
  • Raza. Las personas de raza blanca, particularmente las de Europa del norte, corren un mayor riesgo de tener esclerosis múltiple en comparación con el resto de la población mundial. 
  • Antecedentes familiares. Los hijos de padres con esclerosis múltiple, tienen mayores riesgos de desarrollar esta enfermedad.
  • Clima. La esclerosis múltiple tiene mayor incidencia en países con climas templados, entre ellos, Canadá, los estados del norte de los Estados Unidos, Nueva Zelanda, el sureste de Australia y Europa.

Síntomas de la esclerosis múltiple

Los signos y síntomas de la esclerosis múltiple varían de acuerdo a la magnitud de la lesión a los nervios y de cuáles de ellos están afectados. Por eso, algunos pacientes pueden perder la capacidad de caminar sin ayuda o de caminar por completo, mientras que otros pueden tener largos períodos de remisión sin que aparezca ningún síntoma nuevo.

La mayoría de los afectados con esclerosis múltiple tienen un curso de enfermedad recurrente-remitente, donde tienen períodos con síntomas nuevos o recaídas que aparecen durante días o semanas, y luego mejoran en forma parcial. 

Algunos síntomas de la enfermedad son:

  • Problemas visuales. Incluye visión borrosa o doble, movimientos oculares rápidos e involuntarios y pérdida total de la visión.
  • Problemas de equilibrio y coordinación. Pueden experimentar pérdida de equilibrio, debilidad en piernas, rigidez muscular, falta de coordinación, inestabilidad al caminar, vértigos y mareos.
  • Problemas de habla. Entre ellos, lentitud en la vocalización y cambios en el ritmo del habla.
  • Trastornos cognitivos y emocionales. Como problemas con la memoria a corto plazo, la concentración o el razonamiento.
  • Problemas de vejiga e intestinales. Como micción frecuente, estreñimiento, y en ocasiones incontinencia urinaria.
  • Fatiga. Experimentan una fatiga general al realizar las actividades cotidianas.

Tratamiento de la esclerosis múltiple

Un neurólogo puede diagnosticar la enfermedad basándose en la historia clínica y en la exploración física del paciente, así como realizar el diagnóstico mediante resonancia magnética o a través de una punción lumbar. 

Recientemente, se ha propuesto como tratamiento el interferón beta en inyecciones. Otros tratamientos prometedores, todavía en investigación, consisten en otros interferones, mielina oral y copolímero 1, que pueden evitar que el organismo ataque a su propia mielina. 

Por otro lado, aún no se han establecido científicamente los beneficios de la plasmaféresis ni de la gammaglobulina intravenosa.

Algunos especialistas emplean durante breves períodos corticosteroides como la prednisona, administrada por vía oral, o la metilprednisolona por vía intravenosa, para tratar los síntomas agudos de la esclerosis múltiple.

¿Puede prevenirse la esclerosis múltiple?

Puesto que la verdadera causa de la enfermedad por el momento es desconocida, no es posible implementar medidas más eficaces para su prevención. Sin embargo, algunos especialistas han dado las siguientes recomendaciones:

  • Exposición habitual y sana a la luz solar. Puede ayudar a controlar uno de los factores que se relacionan con el desarrollo de la enfermedad, como es el déficit de vitamina D.
  • Visitas frecuentes al neurólogo. Una vez diagnosticada la patología, es recomendable realizar visitas periódicas al neurólogo para que haga un seguimiento adecuado, y ofrezca consejos para enfrentar cada fase de la evolución de la enfermedad.

La esclerosis múltiple es una terrible enfermedad que afecta el sistema nervioso. Aunque no tiene cura, los que la padecen pueden recibir ayuda para tener una mejor calidad de vida.

5/5 - (3 votos)

Licenciado en Farmacia por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Toledo y la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha: nº 1793. Diplomado en nutrición humana y dietética. Técnico ortopédico. Especialista en nutrición deportiva.